Yo, Ricardo. Parte IV | Ricardo Latouche

Yo, Ricardo, Secretos del Feng Shui para la Economía | Recetas, rana de tres patas, feng shui, chino, dinero, economía, negocio, empleo, trabjo, hogar, header, ricardolatouchetarot, webtarot, tarot, web, cards, 2017, estudio mes a mes, predicciones, wordpress, lectura, cartas, tiempo, Pentagrama
 

Yo, Ricardo

El Comienzo

Tarot: Qué palabra tan temible, recuerdo yo que la gente de un programa de TV que se llamaba: “Ocurrió Así”, vino a Venezuela para hacerme una entrevista y su presentadora, me regaló un juego de Tarot de Marsella.
Aquel juego permaneció en lo más recóndito de una gaveta por meses o años, yo lo veía como gallina que mira sal, de vez en cuando le echaba una ojeada, pero de inmediato lo volvía a guardar consciente de la ofensa que hacía a mi cultura y mi fe.

La Revelación

Tiempo después conocí a Mi Madrinita, la Gran (Brujita) de campo Lilliam Maria Castillo, la bruja de La Mona, en Nirgua, Estado Carabobo, Venezuela. Un día me dijo, mañana tienes que venir temprano porque me vas a ayudar con un señor.
Al día siguiente, un hombre elegante me esperaba sentado en una silla, en un lateral “La Bruja” y en frente de ese señor, me sentaron, acto seguido una palmada a modo de cogotazo por la nuca y una voz sorda que decía: ¡Adelante! ¿Que le tienes que decir al señor?
Yo no salía de mi asombro, la vieja loca esa quería que yo le dijera algo a ese hombre que yo no conocía de nada. ¡Qué vergüenza! y ¡qué compromiso! y siguieron los cogotazos hasta que algo se destrancó entre mi mente y mi garganta y, simplemente, dejé que mi intuición volara limpiamente por la habitación, sentía a alguien o algo que me contaba por escenas la vida de ese hombre, al final de la sesión el hombre quería más y mi madrina me apartó de él como quien quiere cuidar un tesoro.
Yo no sabía ni lo que le había dicho a ese hombre pero dentro de mí había un algo que no paraba de decir “Charlatán, mentiroso, que tu no sabes nada de esto”

El Camino

Allí comenzó un largo periplo que me condujo a conocer a:
Madame Blavatsky https://es.wikipedia.org/wiki/Helena_Blavatsky
Papus https://es.wikipedia.org/wiki/Papus
Eliphas Levi https://es.wikipedia.org/wiki/Eliphas_L%C3%A9vi
Edgar Cayce https://es.wikipedia.org/wiki/Edgar_Cayce
Carl Gustav Jung https://es.wikipedia.org/wiki/Carl_Gustav_Jung
Paul Foster Case https://es.wikipedia.org/wiki/Paul_Foster_Case
Aleister Crowley https://es.wikipedia.org/wiki/Aleister_Crowley

Escuelas filosóficas como:
B.O.T.A: https://www.bota.org/sp/about_us/sp_greatadventure.html
Gnosis: https://xn--gnosisespaa-beb.es/que-es-gnosis-los-gnosticos
Rosacruses: https://es.wikipedia.org/wiki/Rosacruz
Masones: https://es.wikipedia.org/wiki/Francmasoner%C3%ADa
Kabbalistas: https://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%A1bala

Estudios profesionales:
Parapsicología: https://es.wikipedia.org/wiki/Parapsicolog%C3%ADa
Psicología Transpersonal: https://es.wikipedia.org/wiki/Psicolog%C3%ADa_transpersonal

Hoy en día

Todo esto, sólo para comprender someramente el por qué esas 78 láminas de cartón podían hablarme. Hoy, más de 30 años después, sigo buscando esa parte material que dé sentido a lo que a mi y a muchos otros nos sucede.
También es cierto que mientras más incursionaba en la búsqueda de ese tesoro, también descubría cosas como que mi abuela paterna fue obligada a entrar en un manicomio y que los vigilantes del mismo la ponían cerca de una reja por la que consultaba a la gente que así lo solicitaba. Los guardias se llevaban el dinero, según cuentan era muy buena.
Mi bisabuelo, era conocido como el brujo más malo de los llanos venezolanos, mi tía por parte de padre, escribió muchos libros de poemas y se le conoció como “la sacerdotisa del diablo”, por el lado materno, la historia va de Masones y Rosacruces, de Kabbalistas y Rabinos con 3, 33 en 2 generaciones por encima de mí y más de un templo del conocimiento que lleva alguno de sus nombres.
Después de tantos años puedo decir como el Sabio Sócrates , “Solo sé, que no sé nada” pero cada día procuro un poco más, dar respeto y forma a ese extraño ADN que me dejaron mis ancestros.
Ricardo Latouche Pardo