Salta y déjate llevar | Ricardo Latouche 


Hola: ¿Como estás?
Desde hace tiempo vengo siguiendo tus pasos y realmente estoy muy orgulloso de ti. Debes aprender a dominar al niño que llevas dentro, es posible que estén buscando a un hombre joven y no a un niño grande.
No todas las batallas, vienen en forma de guerra. La vida nos puede dar grandes lecciones dentro de una golosina y por lo general, esas son las que dejan las mayores cicatrices, “PERO” si se es inteligente y se aprende la lección en vez de criticarla, negarla o hacerle oposición, las transformaciones son como de crisálida a mariposa o como dicen en el argot militar, “Hay dos tipos de soldados, unos que pasan por el cuartel y otros en los que el cuartel pasa por ellos”.
Llegó la hora de aprender y permitir que ese cuartel entre hasta tus tuétanos y desde allí modifique TODO lo necesario para ese futuro ideal que debes construir desde el presente.
Desde siempre Dios te ha bendecido con tu don, con su fuerza y su protección. Pero hay momentos en la vida en las que hay que saltar del nido y dejarse llevar por el viento. No se puede medir con estadísticas o ceñirse a la esperanza de “las posibilidades”. Simplemente ¡Vacio y viento!.
El resto sólo te lo dará “El Miedo” que o te paraliza o te hace aletear con la fuerza y la velocidad del rayo. Al final, todo estará en Tus alas (Tus manos).

Que Dios te bendiga y recuerda “Pa lante es Pa Ya”

Esta carta se la escribí a un seguidor de Facebook y quiero compartirla con Uds. Feliz Domingo , un fuerte abrazo y Que Dios los bendiga.

Ricardo Latouche