Reflexión: Las 4 líneas del Pecado

image

Reflexión: Las 4 líneas del Pecado

El pecado Original,  se define como nacer y la  desnudez.  En este caso no se habla de las ropas sino de la ignorancia.
La Inquisición, se creó como una fachada para exterminar todo vestigio de conocimiento de la humanidad  y liderizar una “cruzada” evangelizadora, que más podríamos llamar SATÁNICA. “Así son las cosas” (El Karma y el Darma) (Archivos Akachis) (Razón de Nacer).
El pecado definido en las tablas de Moisés y supuestamente entregadas por un ángel directamente y por mandato de Dios, son simplemente unas normas de convivencia, (Poner reglas en el juego) (Normas Sociales).
Los famosos Pecados Capitales son una reflexión por aquellas cosas que al fin y al cabo destruyen al hombre. Al dejarse llevar por sus impulsos, placer o desidia  y que recaen de una manera directa sobre él. (Auto destrucción).
Luego y por último, está “Ese Pecado”, esa inconfesable tentación que nos sumerge en un vaho de excitación, es un juego, en el que entran: el reto, el miedo, la embriaguez de la vida y la autodeterminación, el amor, la desidia y tantas otras sensaciones que no podría describirlas todas.
Para unos puede ser lanzarse en paracaídas o conducir a 150Km por hora. Para otros, subir al Everest o amar con locura hasta perder el norte de la propia vida (se crean los falsos ídolos y dejamos de utilizar nuestra existencia en favor de otros). Es ahí cuando la entrega se hace absoluta y nos sumergimos en un torbellino oscuro , profundo y denso que nos anula como individuos y entonces, la vida es cruel y por lo general, nos arranca de sopetón nuestro asidero (ese falso apoyo) para que retomemos nuestro propio camino. Este caso se relaciona directamente con “Efesios 2. 8 y 9” de La Biblia), aquí entran todos los retos; un tanto absurdos y que de una u otra manera puedan destruir nuestra vida física o psíquica.
Pero también entran los pecados inconfesables; esos pecados bien llamados “CAÑAS”, los ejemplos me sobran para describirlos: Es aquel en el que, NO puedes reconocerle al otro por respeto que “Si eres culpable”:
-El marido infiel que jamás podrá reconocerle a su mujer que “sí lo hizo”, simplemente porque sabe que ella no se lo merece.
-El del hijo que totalmente bronceado y con arena en toda la ropa, “Jurará a sus padres que él no salió de casa”.
-Ese niño pequeño que rompe un objeto y con las manos ocultas detrás, solamente dice un “Yo no Fui”.
-El empleado que para no ir a trabajar “mata a su abuela” o el que roba una caja de grapas.
Así que para mí el Pecado es de lo más variopinto y nos acompañará haciendo sombra, pero también siendo nuestros sabios ángeles protectores.
Ricardo Latouche Pardo
Autor de la caricatura: Fano